Maria Percio, escritora sevillana
Trocitos para leer

Deseo

     Llegué pronto a mi cita con Luís, elegí mesa en la zona exterior de aquel bar y me senté dispuesto a esperar, no me quedaba otra. Trasteé un poco en mi teléfono, aún tenía más de 15 minutos por delante.

     El camarero me sacó del interior de mi mundo, le miré casi sin saber donde estaba, ensimismado en mirar las fotos que siempre llevaba en mi móvil.

 –          ¿Qué? – dije absorto.

–          Qué desea el señor – repitió el camarero alucinando poniendo los ojos en blanco, intentando armarse de paciencia.

–          Un cortado por favor – solicité comprendiendo la situación al fin.

      Mientras pensaba en el supuesto mal dia del camarero la vi, reía de forma ruidosa mientras una chica a su lado continuaba relatándole alguna rocambolesca aventura. Yo me quedé maravillado admirándola, su contagiosa risa, su sedoso pelo castaño y largo, la curva de sus hombros, los labios estirados en una sonrisa cuando las carcajadas cesaron. Fue como si algo de mi se pusiera en alerta, como si todas las alarmas de mi ser hubieran sonado a la vez.

     Apenas veía su rostro por aquellas estupendas gafas de sol Randolph de lente polarizada y montura plateada. Un repentino deseo se apoderó de mi, lo necesita, necesitaba aquello, sabía donde conseguirlas, era fácil, sólo debía entrar con mi móvil en Pilot Visual y comprarlas… aquellas gafas debían ser mías.

Blog  www.pilotvisual.com

facebook2      g      twitter2      yt

Copyright © 2015. All Rights Reserved.